Cuando todo se convierte en Él

Hay momentos en los que el reloj deja de funcionar, que el mundo para de girar, que todo se se pausa en mi persona. Cuando esto sucede solamente es causa de una cosa, lo tengo delante, todo sucede de forma especial. Los sentido no me responden la vista se nubla, la mente se queda exhausta, pues nada puedo ver más alla de él.

 

Cuando al llegar las diez y media y me adentro en la iglesia de Santa Marta y lo veo alli en el lugar donde horas antes lo habíamos puesto con tanta delicadeza y cariño, todo parece estar pendiente de él, las rosas que a su pies tiene le sirven de almohada, para intentar calmar el dolor.

 

Todo se va aceleando cuando lo ponemos en disposición de salir, el corazón late mucha más deprisa que lo normal, las lágrimas comienzan a aparecer, los pensamientos empiezan a desaparecer y cuando el campanario de la Plaza comienza a tocar las 11 todo se detien y cuando quieres reaccionar son cuatro horas más tarde y te encuentras cogiendo claveles rojos, con esa forma y ese olor tan especial pero sobre todo con el lugar donde lo has cogido, de los pies del Santísimo Cristo de la Fé y el Consuelo, de los pies de mi Cristo.

Texto: Víctor Manuel Albín López

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: